Novedoso método pasivo para enfriar edificios sin gastar energía

Fecha de la noticia: 2024-07-09

¿Estás cansado de pagar facturas de electricidad exorbitantes para mantener tu casa a una temperatura agradable? ¿Te gustaría poder disfrutar de un ambiente fresco en verano y cálido en invierno sin gastar una fortuna en aire acondicionado y calefacción? ¡Pues tenemos buenas noticias para ti! Un equipo de investigadores de las universidades de Princeton y UCLA ha desarrollado un novedoso método para enfriar edificios en verano y calentarlos en invierno, ¡sin consumir energía! Sí, has leído bien, ¡sin consumir energía! ¿Cómo lo han logrado? Te invitamos a descubrirlo en este fascinante artículo donde exploraremos cómo la ciencia se encuentra con la naturaleza para revolucionar la manera en que manejamos el calor en nuestros hogares. Prepárate para descubrir una innovación que podría cambiar la forma en que vivimos y ahorramos energía. ¡No te lo pierdas!

¿Cuál es la importancia del nuevo método pasivo desarrollado por investigadores de Princeton y UCLA para enfriar y calentar edificios?

La importancia del nuevo método pasivo desarrollado por investigadores de Princeton y UCLA para enfriar y calentar edificios radica en su enfoque sostenible y efectivo para gestionar el calor a gran escala en entornos construidos. Basándose en la naturaleza, han creado un método innovador que utiliza revestimientos específicos de infrarrojo de onda larga para ventanas y muros exteriores, permitiendo un ahorro energético significativo y un confort térmico superior al de los métodos convencionales. Con materiales accesibles y baratos, este enfoque busca reducir los costos ambientales y económicos del aire acondicionado, al tiempo que contribuye a mitigar los impactos del calor en todo el mundo. Esta solución pasiva promete revolucionar la forma en que los edificios se mantienen a una temperatura adecuada, representando un avance importante en la eficiencia energética y el bienestar de las personas.

¿Cuáles son los materiales utilizados en este nuevo método y cómo contribuyen al ahorro energético?

El nuevo método desarrollado por un equipo de investigadores de las universidades de Princeton y UCLA utiliza revestimientos específicos de infrarrojo de onda larga (LWIR) para ventanas y muros exteriores, logrando un ahorro energético significativo al restringir los flujos de calor radiante a longitudes de onda específicas. Estos materiales baratos y accesibles permiten enfriar edificios en verano y calentarlos en invierno de forma pasiva, sin consumir energía. La eficacia de estos revestimientos, como el fluoruro de polivinilo y el polipropileno metalizado, radica en su capacidad para irradiar calor en la banda estrecha y bloquear el calor de banda ancha, lo cual podría revolucionar la forma en que se gestionan las temperaturas en entornos construidos, ofreciendo un confort térmico óptimo y contribuyendo al ahorro energético a gran escala.

¿En qué consiste la lucha contra el calor radiante y cómo este nuevo método logra regular la temperatura en los edificios de forma pasiva?

La lucha contra el calor radiante consiste en encontrar métodos sostenibles para gestionar el exceso de calor en los entornos construidos. Investigadores de Princeton y UCLA han desarrollado un novedoso método pasivo que utiliza revestimientos específicos de infrarrojo de onda larga para regular la temperatura de los edificios de forma eficiente. Al restringir los flujos de calor radiante entre los edificios y su entorno a longitudes de onda específicas, este nuevo método logra enfriar los edificios en verano y calentarlos en invierno, reduciendo el consumo energético de manera significativa.

Este revolucionario enfoque se basa en la capacidad de ciertos materiales de reflejar selectivamente el calor en la "ventana atmosférica", permitiendo mantener un efecto refrescante en verano y conservar el calor en invierno. Al utilizar materiales como el fluoruro de polivinilo y el polipropileno metalizado, este método promete un ahorro energético considerable a gran escala. Con la aplicación de estos revestimientos en paredes y ventanas, se podría reducir drásticamente la dependencia del aire acondicionado, disminuyendo los costes económicos y medioambientales asociados, e incluso contribuyendo a la prevención de muertes relacionadas con el calor en todo el mundo.

¿Cuáles podrían ser las repercusiones de la aplicación a gran escala de estos materiales en las ciudades en términos de ahorro energético y confort térmico?

La aplicación a gran escala de estos revestimientos específicos de infrarrojo de onda larga (LWIR) en las ciudades podría tener repercusiones significativas en términos de ahorro energético y confort térmico. Los métodos actuales de refrigeración no son sostenibles para la gestión del calor a gran escala en entornos construidos, por lo que el desarrollo de un novedoso método pasivo para enfriar edificios en verano y calentarlos en invierno, utilizando materiales baratos y accesibles, representa una solución prometedora. Al restringir los flujos de calor radiante entre los edificios y su entorno a longitudes de onda específicas, se lograría un ahorro energético y un confort térmico mucho más importante del que logran las envolventes convencionales de los edificios. Estos revestimientos podrían reducir drásticamente los costes económicos y medioambientales del aire acondicionado, así como las cifras de muertes relacionadas con el calor en todo el mundo. En resumen, la aplicación de estos revestimientos a gran escala representaría un avance significativo en la búsqueda de soluciones sostenibles para el manejo del calor en las ciudades modernas.

Método pasivo innovador para enfriar y calentar edificios de forma sostenible

Su uso es cada vez más imprescindible, pero al funcionar genera su propio calor y contribuye al aumento de las temperaturas por sus emisiones de gases de efecto invernadero. Ahora, un equipo de investigadores de las universidades de Princeton y UCLA, en EEUU, han llegado a la conclusión de que los métodos de refrigeración actuales no son soluciones sostenibles para la gestión del calor a gran escala en entornos construidos. Para solventarlo, y basándose en la efectividad que han demostrado métodos como la pintura que aísla tu casa hasta 15 grados copiando a la naturaleza, han desarrollado un novedoso método pasivo que serviría para enfriar edificios en verano y calentarlos en invierno, con materiales baratos y accesibles y sin consumir energía. En un artículo publicado en la revista Cell Reports Physical Science, apuestan por restringir los flujos de calor radiante entre los edificios y su entorno a longitudes de onda específicas. La solución está en los revestimientos específicos de infrarrojo de onda larga (LWIR, por sus siglas en inglés) para ventanas y muros exteriores, con el potencial de conseguir un ahorro energético y un confort térmico mucho más importante del que logran las envolventes convencionales de los edificios.

Reducción significativa del consumo de energía con revestimientos específicos de infrarrojo de onda larga

El uso de revestimientos específicos de infrarrojo de onda larga para enfriar edificios en verano y calentarlos en invierno, sin consumir energía, es una solución innovadora propuesta por investigadores de las universidades de Princeton y UCLA. Este novedoso método pasivo promete un ahorro energético significativo y un confort térmico superior al de las envolventes tradicionales. Al restringir los flujos de calor radiante a longitudes de onda específicas, los revestimientos LWIR para ventanas y muros exteriores demuestran ser una alternativa sostenible y efectiva para la gestión del calor a gran escala en entornos construidos.

Los investigadores han evaluado la eficacia de distintos materiales de construcción de bajo coste, como el fluoruro de polivinilo y el polipropileno metalizado, para termorregular los edificios. Al aplicar estos materiales en las paredes y ventanas a gran escala, se puede lograr un importante ahorro energético y reducir los costes económicos y medioambientales del aire acondicionado. Esta innovadora propuesta, completamente pasiva, representa una solución sostenible para mejorar el confort térmico en los edificios durante todo el año, ofreciendo beneficios tanto en invierno como en verano.

En resumen, el novedoso método pasivo desarrollado por investigadores de las universidades de Princeton y UCLA ofrece una solución sostenible y eficaz para enfriar edificios en verano y calentarlos en invierno, utilizando materiales baratos y accesibles sin consumir energía. Al restringir los flujos de calor radiante a longitudes de onda específicas con revestimientos de infrarrojo de onda larga, se logra un ahorro energético significativo y un confort térmico superior al de las envolventes convencionales. Este enfoque innovador tiene el potencial de revolucionar la gestión del calor en entornos construidos, ofreciendo beneficios tanto económicos como medioambientales a nivel global.

Fuente: the cheap material that can cool buildings more than 30 degrees without spending energy.

Subir